domingo, 18 de enero de 2015

¡La magia es para siempre!

Ahora que han vuelto a pasar otras navidades me he puesto a pensar en la magia, Y,¿y por qué?... Porque como en casa hay niños, hay que guardar el secreto de los reyes magos y, por supuesto, hacer la carta para mandársela a Sus Majestades. Pues bien, cuando estaba dándole vueltas a lo que me quería pedir comencé a pensar en si me iba a hacer ilusión recibir los regalos aunque supiera que eran, si me pondría nerviosa la noche anterior... Y, si os digo la verdad, al principio me imaginé que esto no pasaría porque ya soy mayor y creía que no lo viviría igual, pero ¡qué equivocada estaba!
Me sorprendí mucho a mí misma el día de la cabalgata, que en cuanto terminó me puse a decirle a mi abuela que a ver si nos íbamos ya para abrir los regalos ( porque los Reyes Magos pasan antes por casa de mis abuelos) y luego me puse bastante nerviosa porque  viven en un tercero y nos hacen subir las escaleras a los nietos de uno en uno, sin gritar y despacito por si todavía están los pages en la casa y no les da tiempo
. En ese momento me di cuenta de las veces que he subido esas escaleras, con mis primos a ver quien llegaba antes y con el cosquilleo de tripa que nunca faltaba. Total, que de lo nerviosos que estaban todos me contagiaron a mí también y disfruté un montón.
 Al día siguiente los Reyes me demostraron que hay que tener ilusión al traerme muchas sorpresitas que no había pedido y con las cuales me quedé sin palabras. Así que, he cambiado de opinión y ¡me declaro niña para todas las Navidades!!
Todo esto me ha hecho pensar en la magia y la ilusión, no solo para ocasiones especiales, sino para el día a día,  los nuevos proyectos, las pequeñas cosas cotidianas y extraordinarias..
. Y como conclusión saco que todo es mejor con magia...¡y siempre mirar el lado positivo, ilusionarse o reilusionarse por las cosas y no perder las ganas!
Que paseis una buena semana,
Carmen

4 comentarios:

  1. pedro rodriguez camaño18 de enero de 2015, 15:11

    Muy buen post, Carmen. Me encantó leerlo. Un beso...

    ResponderEliminar
  2. Qué razón tienes, Carmen.
    Gracias por saber mirar y por compartirlo con nosotros.
    Besos

    ResponderEliminar